Kainos Ktisis
  El dia de Navidad
 

 

El día de Navidad

Conozca el origen de los componentes de la Navidad

 

Introducción

1. La Navidad es sinónimo de buenas nuevas y de esperanza de salvación.

 

a. "Navidad", significa nacimiento, natividad, o día del aniver­sario del nacimiento. Para el mundo cristiano, es el día del aniversario del nacimiento de Cristo. Es la fiesta más importante de la cristian­dad.

 

Fecha del nacimiento de Cristo

1. No hay base bíblica ni fuente segura que sostenga el 25 de diciembre como el día del nacimiento de Cristo. Entonces, ¿por qué celebramos en ese día la Navidad?

 

a. El Manual bíblico de Halley dice, en la página 435:

"Actualmente se celebra la Navidad el 25 de diciembre. No hay nada en la Biblia que indique esa fecha. Apareció en el siglo IV, primero en Occidente, como el día del nacimiento de Jesús. [ ... ] El hecho de que estuviesen los pastores velando sus rebaños al aire libre, en el campo, muestra que era entre la primavera y el otoño, y no en invierno, lo cual sugiere que Jesús no pudo haber nacido en la estación fría".

 

b. Aunque no conocemos con exactitud la fecha del naci­miento de Cristo, la realidad de este evento es un hecho histórico de profundo significado. La fecha del 25 de diciembre bien pudo haber surgido por conveniencia.

 

c. La historia confirma que Constantino, en el año 313, adoptó el cristianismo como su religión y la de sus súbditos. Ese aconte­cimiento llevó a los dirigentes de la iglesia a considerar una buena política transformar las fiestas más populares de los paganos en fiestas cristianas. Entre los romanos se celebraba el carnaval desde el 17 hasta el 24 de diciembre; y, al día siguiente, el 25, se realizaba su mayor fiesta religiosa: el día del culto al dios Sol. Esa fecha fue escogida con el propósito de "cristianizar" las grandes fiestas paganas.

 

d. La Enciclopédia Brasileira e Portuguesa declara: "El clero romano habría juzgado oportuno sustituir la fiesta pagana (Natalis solis invicti) por una fiesta cristiana, y era natural que pensara en el nacimiento de aquel que, según el evangelio, era la verdadera luz del mundo".

 

Curiosidades y tradiciones de la Navidad

1. La estrella.- Mal. 2:2: "Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adoradle". ¿Qué era esa estrella? Hay muchas interpretaciones:

 

a. Un cuerpo luminoso, creado por Dios para servir de guía a los magos, como lo fueron las columnas de nube y de fuego que guiaron a Israel en la peregrinación por el desierto (ver Núm. 24: 17).

 

b. Un ángel o un grupo de ángeles, que habría guiado a los magos hasta Belén (Elena de White confirma esta interpretación).

 

c. Algún astro o conjunto de astros que se dejaron ver de acuerdo con los planes divinos, sin salirse de sus funciones o manifes­taciones naturales.

 

d. Dios creó, en esa época, una verdadera estrella en el firmamento.

 

e. El astrónomo Kepler y otros afirmaron que era un conjunto de planetas.

 

2. El árbol de Navidad.- Su origen es controvertido. Se transformó en el símbolo de la paz, la alegría y la esperanza de una vida mejor.

 

a. Algunos dicen que Lutero, en una noche de Navidad, caminando por un bosque de pinos, contempló miles de estrellas que brillaban entre las ramas cubiertas de nieve. Lo sublime de aquel cuadro lo llevó a tomar una de las ramas y llevada a su casa. Después de adornada con velas encendidas, se la mostró a sus hijos para que también ellos disfrutaran de su belleza.

 

b. Para otros, esa costumbre tiene su origen en el siglo XIX, y se habría originado en los países nórdicos, de donde se difundió al resto del mundo. Elena de White aconseja a los padres que enseñen a los hijos a colocar en el árbol de Navidad regalos y ofrendas para Cristo.

 

3. Tarjetas de Navidad.

a. Tuvieron su origen en Inglaterra, alrededor de 1843, cuando Henry Cole envió a sus amigos una tarjeta alusiva a la Navidad.

 

b. Hay fuentes históricas que afirman que esta costumbre nació con San Nicolás; costumbre que los holandeses introdujeron posteriormente en América del Norte. San Nicolás, ese personaje ficti­cio que viajaba en trineo, entraba por la chimenea del hogar y colocaba regalos en los zapatos de los niños. Esa ficción se fue transformando hasta adquirir las características que hoy conocemos.

 

4. La leyenda de los tres reyes magos.

a. La Biblia (Mal. 2:1, 2) no menciona que fueron tres; y mucho menos que eran magos.

 

b. La palabra griega magoi designaba, en Medo-Persia, a los que se ocupaban de estudiar los secretos de la naturaleza, la astrono­mía y la medicina.

 

c. Debían ser varios, pero la tradición habla de tres, porque trajeron tres objetos como regalo: oro, incienso y mirra. La tradición también les atribuye los nombres de Gaspar, Melchor y Baltasar.

 

d. Los regalos eran simbólicos para la persona de Cristo: "oro", para el Rey; "incienso", para el Sumo Sacerdote; y "mirra", para el Gran Médico.

 

5. El himno "Noche de paz".

a. "Noche de paz", Himnario Adventista, Nº 87.

 

b. El pastor Joseph Möhr, párroco de una pequeña iglesia aus­triaca, en 1918, estaba triste porque no habría esa Navidad música de órgano en su iglesia, debido a que los ratones habían roído el cuero de los fuelles del órgano. Con ese estado de espíritu, fue a dar un paseo por las inmediaciones de su parroquia. La luna y las estrellas que cen­telleaban, hacían que la noche fuese amena, tranquila e inspiradora. Aquella escena hizo que imaginara cómo habría sido aquella noche en Belén; y entonces, la letra de la canción "Noche de paz" brotó espontá­neamente en su imaginación. De regreso a la iglesia, la escribió y se la mostró luego a Franz Gruber, maestro del coro, con el pedido de que le pusiese música. Cuando llegó el día de Navidad, los miembros de la iglesia cantaron el himno. La esposa del director del coro, después de oída, dijo: "Moriremos, pero 'Noche de paz' vivirá por mucho tiempo". Efectivamente, no existe casi ningún lugar en el mundo en que ese himno no sea cantado la noche de Navidad.

 

Conclusión

1. Aunque no hay ninguna confirmación de que Jesús haya nacido el 25 de diciembre, no hay problema en que celebremos en esa fecha, pues somos beneficiados espiritualmente al meditar en el significado de que el Salvador haya nacido en este mundo.

 

a. Es una pena que esa fiesta religiosa esté siendo desvirtuada de sus elevadas finalidades: hoy solo se habla de comercio, comidas y bebidas, y Jesús apenas es recordado.

 

b. Más importante que el día o el lugar del nacimiento de Cristo es el hecho de que él haya nacido para ser nuestro Salvador, y que ahora también puede nacer en nuestro corazón.

 

__________________

- Publicado por la Revista del Anciano, Octubre/Diciembre del 2006.

 

 
  Ya son 187280 visitantes - ¡Gracias por su visita y que el Señor le siga bendiciendo!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=